lunes, 19 de julio de 2010

Un encargo diferente

En nuestra Fiartil, la Feria de Artesanato de Estoril, cerca de Lisboa, mi amiga Anabela recibió un encargo para mi, de un coleccionador portugués de escenas religiosas en miniatura. El señor queria que yo le hiciera una Última Cena en el estilo de mis belenes.
El público español no conoce mucho mis belenes, creo yo, porque no los llevo a las ferias de miniaturas durante el año, solamente he llevado algunos a la de Madrid en Noviembre, pero aqui en Portugal tienen bastante salida, porque hay mucha gente que los colecciona.
Bueno, el asunto es que el señor queria una Última Cena, y yo tuve muchas dudas... me parecia casi una falta de respeto hacer una escena que en realidad tiene un fondo dramático (traición, tortura y muerte) con el estilo medio naif de mis mini-muñequitos! Yo no soy religiosa, pero soy respetuosa de la fé de los demás, y no queria hacer algo que pudiera resultar chocante.
Finalmente, después de una larga conversación telefónica con el cliente, y de ponerle todas mis dudas y recelos, y él responder con calma y con entusiasmo por la idea de tener una escenita así, hice una breve investigación histórica, puse manos a la obra, y salió esta pieza:


Para hacerla me basé en la disposición de los personajes de la ùltima Cena de Leonardo Da Vinci (perdón, maestro!!!). Los colores aproximados de las ropas también fueron tomados de ese famosísimo mural. Como los colores puros del fimo me parecían demasiado vivos, los mezclé con una base de gris claro (Daulphin Grey) para bajarles el tono, y darles un "aire de familia", una continuidad.

Yo me acordaba que la comida de la Última Cena había sido cordero, verduras amargas, pan ázimo y vino, pero pesquisé en internet para saber como estaría puesta la mesa, que cosas habría en ella además de la comida. Como dentro de mi hay una eterna estudiante de historia, hice una pesquisa extendida, consultando varios autores y trabajos universitarios que se encuentran disponibles en la net, y no páginas mas... llamativas (por así decirlo) pero menos serias.
Me enteré que no había cubiertos, ni tampoco la costumbre de poner un plato para cada persona. Los alimentos eran servidos en bandejas de las cuales cada uno tomaba lo que queria, y aparte de eso sólo habría algunos platos con agua para lavarse los dedos, y copas para el vino. Fue interesante también leer sobre las copas para el vino: los ricos tenian copas adornadas y acostumbraban llevar su propia copa cuando iban a cenar a la casa de alguien, los pobres no tenian copa propia, y en una cena con muchos invitados, como fue este caso, los menos importantes compartirían copas comunes, pero a Jesús, como invitado principal, le deben haber dado una copa para su uso personal, de la vajilla del dueño de casa... lo que ya me llevó a conjeturar que si el dueño de casa era José de Arimatea... a lo mejor él guardó la copa usada por Jesús y la llevó con él cuando se fue a las Islas Británicas... y entonces la búsqueda de los Caballeros del Rey Arturo por el Santo Graal no será tan descabellada como a mi me pareció cuando era niña y leí el libro! :-O
Bien, después de volar con la imaginación, hice lugar en la mesa para aterrizar, jejeje, y volví a mi trabajo ;-)

La parte de atrás la tuve que imaginar, claro, y no fue facil ubicar a algunos de los personajes, que en el mural aparecen como sobrepuestos. Intenté también darle una continuidad de movimiento haciendo pliegues en los mantos, porque el mural de Leonardo es muy dinámico, las figuras están en movimiento, y yo quería que mi pieza no pareciera "viva" de frente, y estática vista desde atrás.


Como última curiosidad, me enteré que las mesas con mantel y los bancos para que los comensales se sienten a la mesa, sólo comenzaron a usarse en la Edad Media! Nuevamente :-O!! En la época de Cristo, los alimentos eran servidos en mesas bajas, y los comensales se sentaban sobre cojines y alfombras, en el piso. Pero bueno, una escena así, históricamente correcta, quedaría muy extraña, me parece a mi, por lo tanto me ceñí a lo acostumbrado y modelé mesa, mantel, y senté a los personajes en un banco largo...
Pero me quedó el "bichito" dentro... y alguna vez, quién sabe, tal vez modelaré una Última Cena tal y cual como debe haber sido... :-)


16 comentarios:

  1. ......Esta super lograda la cena!!!!!!!!! y luego los pasos que has dado es todo un señor reportaje......Espero que madures la idea de hacer como en la època seguro que todavia la bor
    das y seria una interpretacion única. Txapeldun!!!! me gusta seguirte en tus viajes y exposiciones soy una fan de tus obras de arte!!!! Un saludo cariñoso Begoña

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Begoña, eres muy amable! :-)

    ResponderEliminar
  3. pero qué cosa más chula! me encanta esa última cena, tan pequeñita y con tantos detalles, está genial!felicidades y es verdad lo que dices, normalmente en la época de Cristo se comia en el suelo en cojines! está genial la escena y la documentación... Saludos. Paqui

    ResponderEliminar
  4. Hola Paqui! Pues si, en esa época se comía en el suelo, es extraño que todas las representaciones que conocemos tienen a Jesús y los Apóstoles sentados a la mesa...
    Muchas gracias por tus palabras! :-)

    ResponderEliminar
  5. Te ha quedado lindo tu trabajo, muy bien hecho y chiquitito!

    ResponderEliminar
  6. Hola Ayala! Gracias! Me alegro que te haya gustado :-)

    ResponderEliminar
  7. Es preciosa me encanta es algo muy logrado.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Parabéns. Estou feliz por ter dado origem a esta maravilha.
    A reportagem ainda dá mais valor à obra. Fico já inscrito para ser o primeiro a adquirir a próxima (Última Cena tal y cual como debe haber sido... :-)

    ResponderEliminar
  9. Muito bem-vindo ao meu blogue, Senhor Coleccionador! Obrigada pelos parabens, e pela oportunidade de fazer algo diferente. E... pronto, vou ir pensando numa cena históricamente correcta ;-)

    ResponderEliminar
  10. Felicidades un trabajo muy bonito, y cuanta historia nos has enseñado, besitos

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias Gloria! Un besito para ti :-)

    ResponderEliminar
  12. Dios ha utilizado tu talento para llamarte a la fe. Es invisible la acción del Espíritu, pero aunque no seas "religiosa", te viste llamada a inmiscuirte en la escena perfecta cuando nace el Sacramento del Sacerdocio y Dios instituye la Eucaristía, centro y culmen de la vida cristiana. Es la escena de mayor amor de Dios por el hombre, después de su muerte en la cruz. Dios bendiga tu talento y algún día solo lo pongas a su servicio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eikon, valoro mucho tus palabras :-)

      Eliminar